Dulcinea

01 - Dulcinea -  (Bolsillitos)



Dulcinea vivía en una colmena dorada, grande como un palacio. Lo único que hacía era dormir en su cunita, y se despertaba solamente para comer unas cucharaditas de miel que sus niñeras le ponían en la boca.
Dulcinea tenía una vida fácil y dulce como todos los bebés.

02 - Dulcinea -  (Bolsillitos)

Un día, Dulcinea saltó de su cuna blanca, salió del cuarto amarillo y empezó a correr por su palacio dorado.
-¡Ya sé caminar! –gritó la abejita-. ¡Sé aletear y sé volar!
Entonces Zumbona, una de las abejas mayores, le contestó:
-¡Qué bien! ¡Ahora ya puedes trabajar!

03 - Dulcinea -  (Bolsillitos)

-¡Yo no quiero trabajar! –protestó Dulcinea dando una voltereta en el aire.
-¿Dónde se ha visto? –exclamó alarmadísima-. ¿No conoces el dicho “laboriosa como una abeja”´¡Tienes que empezar ahora mismo!
Allí nomás la nombró Abejita Mucama y le puso un plumero en la mano.

04 - Dulcinea -  (Bolsillitos)

¡Dulcinea empezó tan mal que, de un plumerazo, rompió un vidrio y de otro plumerazo tiró al suelo un retrato de la Reina Abeja!
-¡Deja ese plumero! –gritó entonces la abeja Zumbona-. Como mucama eres un desastre. ¡Mejor te nombraré Abeja Niñera!

05 - Dulcinea -  (Bolsillitos)

Y, poniéndole en el mano un frasco de jalea real, le ordenó que fuera a alimentar a los bebés más importantes de la colmena: las princesitas que más tarde llegarían a ser reinas.
Dulcinea fue hasta las cunitas reales. Pero tenía tantas ganas de jugar que de repente voló cabeza abajo y -¡claro! –el frasco se volcó… ¡y se volcó justo sobre la boca de un zángano que dormía con la boca abierta!

06 - Dulcinea -  (Bolsillitos)

-¡Mira lo que has hecho! ¡Con lo que cuesta la jalea real! –gritó Zumbona. Y la zamarreó por un ala-. ¡Eres una pésima niñera! ¡Es mejor que trabajes de Abeja Ventiladora!
Hacía calor en la colmena, y de vez en cuando, era necesario que alguien agitara las alas como un ventilador.
-¡Qué divertido! –exclamó Dulcinea agitando las alas rápidamente.

07 - Dulcinea -  (Bolsillitos)

Sin embargo a los dos minutos estaba cansadísima. Entonces, aleteando siempre, atravesó los pasillitos del palacio hasta que llegó a la puerta de la colmena y de pronto… ¡se encontró afuera!
No miró el césped, que parecía un monte de lanzas verdes, ni los cascotes, altos como colinas, ni los cascarudos, fieros como rinocerontes. Puesto que era una abejita, de un solo vuelo fue hasta una flor y se metió dentro de cabeza.
“¡No quiero ser Abeja Ventiladora! –se decía Dulcinea-. ¡Quiero ser Abeja Almacenadora y almacenar polen!”

08 - Dulcinea -  (Bolsillitos)

Lástima que el día anterior había llovido y la flor, que era una cala, estaba llena de agua. Dulcinea se sumergió… ¡y se dio un gran baño!
Cuando regresó a la colmena tenía las alitas pegadas al cuerpo y estaba completamente despeinada y chorreando agua.

09 - Dulcinea -  (Bolsillitos)




-¿Amiga o enemiga? –le preguntó la abeja centinela que custodiaba la puerta.
-A… ¡tchís! –contestó Dulcinea tiritando de frío.
-¿Atchís? –dijo la centinela sorprendida-. Ese nombre no lo conozco.
Y la amenazó con la lanza.

10 - Dulcinea -  (Bolsillitos)

En ese momento llegó Zumbona.
“¡Estoy salvada!” –pensó Dulcinea. Pero no sabía lo que le esperaba:
-¿Sabes lo que le espera a una abeja haragana que se escapa de la colmena para ir a nadar a las calas? –zumbó Zumbona-. ¡Recibe el castigo de la reina Melaza!
Dulcinea tiritó otra vez, esta vez de susto.
Zumbona la llevó a través de los corredores dorados de la colmena. Atravesaron las tres cámaras reales y por fin llegaron a la sala del trono.

11 - Dulcinea -  (Bolsillitos)

-Majestad… –empezó a decir Zumbona.
La reina era un poco sorda y miope así que lo único que oyó fue:
“Porque Dulcinea… Dulcinea esto… Dulcinea aquello…”
Y lo único que vio fue una abejita tiesa de susto. Entonces dijo:

12 - Dulcinea -  (Bolsillitos)

-¡Dulcinea! ¡Qué lindo nobre! ¿No te gustaría ser uan de mis damas de honor?
Dulcinea respondió con una linda reverencia. ¡Ese sí era un trabajo que le gustaba! ¡Nada más que hacer reverencias!
Y desde entonces Dulcinea hace mejor que nadie su trabajo.

13 - Dulcinea -  (Bolsillitos)




Dulcinea (Bolsillitos #545)
Beatriz – dibujos de Ruth

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *